CRISIS LÍRICA

← Volver

Uno de los aspectos más difíciles de afrontar en la vida, sin duda, son las crisis. Creo que ninguno de nosotros diría con total sinceridad que le encanta vivir cada momento de crisis que se presenta. El primer significado que encuentro de esta palabra en el diccionario es: “Cambio profundo y de consecuencias importantes en un proceso o situación, o en la manera en que estos son apreciados”.

No todos los procesos a los que nos enfrentamos tienen que ver con situaciones cómodas o confortables, pero te aseguro algo: podemos encontrar belleza incluso en los momentos más sombríos. ¿Cómo puede ser esto posible? Dirigiendo nuestros pensamientos hacia todo lo que es bueno,  verdadero, puro, honesto y justo. Cada día, sin importar las circunstancias, podemos encontrar alguna virtud de la cuál apoyarnos para surgir en medio de los procesos que no son sencillos.

Siento que debo compartir algo sobre mi viaje a Argentina. Cuando supe que viajaría a Buenos Aires, para presentar mi concierto: “Inexorable Amor”, sabía que iba a aprender algo (aunque en ese momento no tenía idea de la magnitud de lo que eso significaba). Esta no sería la primera vez que viajaba al exterior, ni que me enfrentaría a lo desconocido. Sí era una experiencia nueva para mí, en el sentido de que sería la primera vez que llevaría un concierto propio fuera de Costa Rica (mi país natal) o Perú (donde viví por quince años). A lo largo de mis casi doce años de carrera profesional, esta fue la primera vez que viví un periodo de crisis durante un proceso de trabajo artístico. No voy a ahondar en detalles, pues como dije anteriormente, quiero dirigir la atención a lo realmente bueno. Aunque no fue fácil y tuve que lidiar con situaciones incomodas, finalmente logré aprender muchísimo.

Como artistas hay algo que debemos hacer sin importar lo que suceda: en el escenario nos debemos al público. Esto significa que no importa cómo nos sintamos o a lo que estemos enfrentándonos, sino que a pesar de ello, debemos entregar lo mejor que tenemos en ese momento. Personalmente y como cantante, lo más difícil con lo que debo aprender a lidiar son las emociones. No importa cómo nos sintamos, todo se refleja en la voz; cómo lidiamos con todo esto a la hora de cantar es trascendental para el desarrollo de una carrera profesional.

Nuestras cualidades interpretativas pueden y diría hasta “tienen” que llegar a ser puestas a prueba por medio de momentos difíciles. ¿Estás pasando en este instante a través de alguno? ¡Aprovéchalo! Este es el tiempo justo para fortalecer tus cualidades más íntimas. ¿Cómo haces para que una crisis te fortalezca? Poniéndote en paz contigo mismo, reconociendo la importancia de todo lo que sientes, sin menospreciar lo que puedes estar viviendo. Verás cómo todas esas experiencias se canalizan a tu propio favor.

Todos nos caemos, nos equivocamos o la pasamos mal, pero solo los que se levantan y se reponen siguen adelante. Ana María Martínez, una reconocida soprano puertorriqueña dijo una vez en una entrevista: “Yo diría que la diferencia entre alguien exitoso y alguien no exitoso es que la persona exitosa pudo tolerar el rechazo”. Creo que “el fracaso” deja de serlo, si después de él logras levantarte con mayor madurez y experiencia, cuando te convierte en alguien mejor de lo que eras antes. ¡Siempre puedes salir ganando de cualquier situación, por más difícil que esta pueda ser!

Mi concierto en Argentina estuvo hermoso, realmente disfruté cantar canciones de mi país en ese lugar, pero sobre todo disfruté sentir, amar a través de mi arte, porque creo que el arte es una herramienta de amor. Si nos enfocamos en todo lo bueno nos sorprenderemos de cuánto somos capaces de llegar al corazón de las personas.

¿Estás dispuesto a aprovechar la siguiente crisis para abrazarla y agradecerla, para poner “manos a la obra” en este enriquecedor momento de crecimiento? ¿Estás decidido a atravesar con determinación este cambio profundo e importante para tu vida?

Al escribir esto, estoy atravesando justamente por otro momento de crisis y no te imaginas  todo lo que está significando: “el oro con fuego se prueba”.